martes, 15 de noviembre de 2016

Libro Gratuito en PDF " se busca una mujer" Charles Bukowski

Margie iba a salir con este tío pero cuando salían el tío se encontró con otro tío vestido con un abrigo de cuero y el tío del abrigo de cuero abrió el abrigo de cuero y le enseñó al otro tío sus tetas y el otro tío se dirigió a Margie y le dijo que no podía mantener su cita porque el tío del abrigo de cuero le había enseñado las tetas y tenía que ir a follarse a ese tío. Así que Margie se fue a ver a Carl. Carl estaba en su casa, y Margie se sentó y le dijo: 

—Este tío iba a llevarme a la terraza de un café, íbamos a beber algo de vino y a hablar, sólo beber vino y hablar, nada más, pero en el camino este tío se encontró a otro tío con un abrigo de cuero, y el tío del abrigo de cuero le enseñó sus tetas al otro tío y ahora este tío se ha ido a follar con el tío del abrigo de cuero, así que me quedé sin mesa, sin vino y sin charla. 

—No puedo escribir nada —dijo Carl—. He perdido la inspiración. 

Entonces se levantó y se fue al baño, cerró la puerta, y se puso a cagar. Carl echaba cuatro o cinco cagadas al día. No tenía otra cosa que hacer. Se bañaba cuatro o cinco veces al día. No tenía otra cosa que hacer. Se emborrachaba por la misma razón.
Margie oyó el ruido de la cadena del retrete. Carl salió. 

—Ocurre simplemente que un hombre no puede escribir ocho horas al día. Ni siquiera puede escribir todos los días, ni todas las semanas. Agota su mente, es una desesperación fija. 
 Ahora no puedo hacer otra cosa que esperar. 
Carl se fue hacia el frigorífico y salió con un paquete de seis cervezas. Abrió un botellín. —Soy el escritor más grande del mundo —dijo—. ¿Sabes lo difícil que resulta? 
Margie no contestó. —Puedo sentir cómo el dolor se arrastra por todo mí ser. Igual que una segunda piel. Me gustaría poder cambiar de piel como las serpientes. 
—Bueno, ¿por qué no te revuelcas en la alfombra y tratas de desprendértela? 
—Escucha —preguntó él—. ¿Dónde te conocí? 
—En la tienda de legumbres de Barney. —Bueno, eso lo explica un poco. Tómate una cerveza.
Carl abrió una botella y se la pasó. 
—Ya —dijo Margie—, ya sé. Necesitas tu soledad. Necesitas estar solo. Excepto cuando necesitas algo, excepto cuando cortamos de una vez y entonces te sientes perdido y en seguida te pones a llamar por teléfono diciéndome que me necesitas, que te estás muriendo de la resaca. Eres débil y te rajas rápido. 
—Sí, me debilito rápido. 
—Y eres tan estúpido conmigo, nunca te pones caliente. Vosotros los escritores sois tan... 
Delicados... No podéis soportar a la gente. La humanidad hiede, ¿cierto? 
—Cierto. 
—Pero cada vez que cortamos empiezas a dar fiestas gigantescas de cuatro días. Y de repente te vuelves ingenioso. ¡Empiezas a hablar! De repente estás lleno de vida, hablando, bailando, cantando. Bailas en la mesita de café, lanzas botellas por la ventana, interpretas fragmentos de Shakespeare. De repente estás vivo, cuando yo me voy. ¡Oh, me han contado cosas acerca de esto! 

Fragmento. 

Tomado como referencia lúdica y apoyo para el desarrollo académico. 
Copia privada para fines exclusivamente educacionales 
Prohibida su venta 


Libros recomendados: 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario