miércoles, 27 de abril de 2016

Los retos de los padres de familia en las nuevas generaciones

Hay que reconocer que los padres del siglo XXI, pertenecen a una generación que ha decidido no repetir con los hijos, los mismos errores que pudieron cometer sus progenitores. Hemos sido capaces de superar los abusos del pasado "la letra con sangre entra" ya no se tiene en cuenta, ahora somos mas dedicados y comprensivos pero tal vez seamos los mas inseguros y débiles que haya traído la historia.

Luego que comenzó el nuevo milenio se vive una lucha diaria, los niños pueden ser los mas conflictivos y poderosos, una especie que nunca había existido, parece que en el intento por ser los padres que soñábamos de niños ha tenido un revés, de un momento a otro pasamos a vivir en los extremos, ya los padres no regañan a sus hijos, son los hijos los que regañan a sus padres, somos una generación de miedo, primero le temíamos a nuestros padres y ahora le tememos a nuestros hijos.
www.arquetipoeducativo.blogspot.com610x340

No hay que ser expertos en sociología, fuimos los últimos que respetamos a nuestros padres y somos los primeros que aceptamos que nuestros hijos no nos respetan, comenzamos a ser permisivos para evitar la imagen monstruosa de un ser autoritario, hasta hace pocos años se consideraban buenos padres, aquellas personas con hijos que respetaban la sociedad y se consideraban buenos hijos a quienes respetaban y eran formales con sus padres.

Los niveles jerárquicos entre los padres y los hijos se han ido extinguiendo, hoy en día los buenos padres son los que consiguen amor por parte de sus hijos aunque el respeto se haya perdido,  los hijos esperan el respeto de sus padres y que acepten su exigencias: como los gustos, su manera de actuar, su manera de vivir, las modas y cualquier otro capricho. Los roles se han invertido tanto que ahora los padres tienen que complacer a sus hijos para ser aceptados, esto se deriva del esfuerzo que tienen que hacer los padres para ser los mejores amigos de sus hijos copiando imágenes ficticias de comprensión y aceptación.

Los hijos necesitan saber que durante su niñez, son los padres los que están a la cabeza de sus vidas para sujetarlos cuando no se puedan contener y para dirigirlos cuando tengan duda hacia donde se dirigen, es bien sabido que ser autoritario nos una da imagen de ogro, pero ser permisivos nos ahogara en las preocupaciones, se debe actuar con firmeza y respeto, esta posición le permitirá confiar en nuestras capacidades para gobernar sus vidas, pues vamos adelante dirigiéndolos y no atrás rendidos a su voluntad, solo así y solo así se evitara que las nuevas generaciones se ahoguen en el descontrol y el disgusto.  Te recomendamos Leer: Sin educación no se puede hablar de futuro.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario