sábado, 9 de abril de 2016

La tecnología puede afectar la primera infancia

Siempre hemos tenido claro que la tecnología y los aportes científicos son de hecho necesarios para que la sociedad avance, sin embargo, en el desarrollo cerebral de un niño se puede tener efectos negativos ya que se puede reducir su capacidad de auto control. Las nuevas tecnologías informáticas, en especial los vídeo-juegos limitan al cerebro de tener control suficiente sobre sus acciones, todo el control lo ejerce directamente una realidad artificial creada por una maquina.

Con respecto a estas realidades virtuales, un infante deja de sentir estímulos naturales debido a la rapidez de ejecución que ya ejerce sobre un control de mando, es decir el mundo es mas rápido frente a una pantalla. El tablero, el docente, los libros, las dinámicas con sus compañeros, al carecer de estímulos rápidos pueden resultar aburridos reduciendo a gran escala la capacidad de aprender, en casos extremos algunos padres creen que un niño menor de tres años es inteligente por que con la yema de sus dedos puede desbloquear un patrón de seguridad en su Smartphone.

Los primeros años de vida de un niño, los debe aprovechar desarrollando la imaginación, de no ser posible en ese rango de edad, podría ser muy difícil implementarlo luego, entre mas tiempo invierta jugando con sus amigos sera mas factible que se desarrolle de manera integral, cuando un niño entre los 0 y los 6 años esta aburrido deja volar su imaginación creando mundos posibles, lo cual no se logra si esta completamente entretenido ya sea frente a una tablet, un smartphone o un ordenador, porque no tendrá tiempo de aburrirse ni para imaginarse o crear mundos donde el pueda desempeñarse como el protagonista de la historia.





A los niños se les puede distanciar de la tecnología pero no se les puede ocultar, no pretendemos que los padres lleven sus vacaciones y que las fotografías se las oculten, por el contrario lo mejor es enseñarles las fotos para que vayan estructurando la memoria, también es muy importante que los padres ausentes hablen con sus hijos por teléfono, el momento que no debemos permitir es cuando ellos toman la tecnología y se tumban dejando de hacer cosas con sus amigos, la manera mas sutil para evitar que la tecnología detenga los procesos de crecimiento cerebral es invitarlos a jugar y si es posible jugar con ellos. (puede interesarte también: Educación por competencias: el camino al fracaso.) 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada